viernes, octubre 23, 2020
Home > ACCIONES > Los desafíos de la transformación

Los desafíos de la transformación

Editorial semanal CICEG / CANAICAL

Editorial Los desafíos de la transformación

Excelente semana para todos, gracias por sus opiniones y retroalimentación, que siempre me ayudan a seguir compartiendo nuevas ideas. En la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG) y en la Cámara Nacional de la Industria del Calzado (CANAICAL) hemos estado trabajando en consolidar, proyectos estratégicos, alineados al Plan de Transformación de la Industria Mexicana del Calzado y la Marroquinería, que nos puedan ayudar a reactivar rápidamente las empresas del sector.

Estamos prácticamente cerrando el primer semestre de un 2020, que nos ha sorprendido con escenarios inimaginables. Hoy, poco a poco se reactiva la economía y en este proceso, los empresarios del consejo directivo de CICEG y CANAICAL nos hemos dado a la tarea de priorizar las acciones de mayor impacto para el sector, que nos permitan replantear nuestros modelos de negocios, mejorar nuestra propuesta de valor y las relaciones con nuestros clientes.

Te he compartido, en líneas anteriores, la iniciativa del Modelo de Desarrollo Regional del Instituto Politécnico Nacional, denominado Centro de Innovación e Integración de Tecnologías Avanzadas (CIITA). Y en estos momentos, en colaboración con los empresarios del sector, estamos buscando la manera de llevar a cabo esta gran iniciativa para el desarrollo de Guanajuato, porque estamos convencidos que la transformación de la industria requerirá de una plataforma de inteligencia, innovación, formación del talento y alineación de instituciones, que potencialice a las empresas.

En una reunión con empresarios del sector, que llevamos a cabo la semana que recién concluye, hicimos reflexiones sobre ¿Cómo identificar las iniciativas que podemos potencializar con este Modelo de Desarrollo Regional?, ¿Cómo podemos priorizar proyectos estratégicos que beneficien de manera integral al sector y que inspiren a las empresas para su transformación?, ¿Cómo alineamos el proyecto de transformación con todas las fortalezas que se desprenden de una colaboración con instituciones académicas como el IPN, la Universidad Autónoma de México, las universidades locales y los centros de investigación que ya tenemos?, ¿Cómo fortalecemos el conocimiento, la adopción de nuevas tecnologías, la formación del talento de nuestro sector?

Me pareció una reunión muy productiva, porque al final, este Centro de Innovación e Inteligencia tiene el propósito de servir a las necesidades de los sectores productivos y somos precisamente los empresarios quienes debemos poner en la mesa los retos y necesidades que tienen nuestras empresas, para evolucionar. Santiago de Mucha nos compartió un punto de vista muy valioso, él nos hablaba de que los Centros de Inteligencia deben tener un sentido de estrategia para la industria, es decir, que se debe articular un flujo de información, una estructura, que le permita a los empresarios definir los retos y las necesidades de información, para que se deriven en investigaciones profundas a nivel global y sea la labor de este CIITA con toda la fortaleza de relaciones que tiene el IPN con universidades e investigadores a nivel global. Que este proceso, de inteligencia y definición de estrategia, le permita a la industria aprovechar todo el músculo de estos centros de inteligencia para el desarrollo de proyectos específicos.

David Cashat nos compartió, desde su punto de vista, que el pilar fundamental de los proyectos que se desarrollen en el CIITA deben beneficiar directamente a las empresas. Nos ponía como ejemplo que, programas como el Mexican Shoes Quality, que promovemos en CICEG para la implementación de un sistema de gestión de calidad y mejora de procesos, puedan potencializarse con el CIITA y desarrollarse como proyectos que automaticen y estandaricen este programa, en un ERP (Enterprise Resourcing Planning) para toda la industria. O, por ejemplo, que con todo el sistema de bases de datos y de recursos tecnológicos del CIITA, se pueda atender la necesidad de integrar un dataware house con todos los sistemas de comercialización de nuestros clientes y generen una plataforma de inteligencia de desempeño y monitoreo de nuestros productos, para eficientar programación, proyección de materiales, demanda de productos y elevar nuestros niveles de efectividad en el servicio. En esencia, que todo proyecto que desarrollemos con el potencial del CIITA, se aterrice en soluciones aplicables a las empresas y se refleje en beneficios directos para el sector.

Agustín Fonseca compartió a los empresarios su experiencia, en una visita que realizamos al IPN, sobre el gran valor que pueden aportar los investigadores, expertos en tecnología y la red de inteligencia que tiene el IPN, ya que, desde su perspectiva pueden mostrarnos oportunidades y lecturas de nuestro sector que quizá, por la ceguera de taller los empresarios de la industria, no podemos identificar. Es éste el gran valor que puede aportar a las empresas, este modelo de innovación e integración de tecnología del IPN.

Jaime Soffer un empresario entusiasta de la innovación, nos motivo a alinear las diferentes visiones de los empresarios, la necesidad de darle forma al modelo de inteligencia que requiere la industria, de generar una correcta detección de problemas y necesidades estratégicas para el desarrollo de las empresas a gran escala y de generar, iniciativas específicas, con beneficios aplicables en el corto plazo. Por su parte, Ignacio Irurita, nos invitaba a aprovechar todo el potencial del IPN en resolver un reto clave: el entendimiento del mercado interno; es decir, construir una plataforma de inteligencia del consumidor mexicano, por regiones, por estilo de vida, por hábitos de consumo, por tipo de productos que consumen, por precios y canales, que nos permita como empresarios redefinir

claramente nuestros segmentos y nuestra propuesta de valor. Él nos hacía reflexionar, que esta necesidad de información del mercado interno nos puede permitir replantear nuestros modelos de negocios y si, además, entendemos que para incentivar el consumo interno necesitamos plataformas financieras que habiliten a los consumidores a consumir el producto nacional, podemos estructurar un ecosistema económico que beneficie, tanto a los fabricantes, como a los comercializadores.

Ésta reunión, no solo nos inspiró a darle forma a un proyecto que nos puede ayudar a encontrar oportunidades de diversificación de nuestras empresas, tanto en el mercado nacional como en el internacional, sino que además, fortalece la visión del plan de transformación de la industria, que se centra en integrar toda la cadena de valor, de impulsar la colaboración entre los empresarios, de aprovechar la minería de datos para tomar mejores decisiones y de impulsar las carreras del futuro en nuestras universidades para la formación y desarrollo del talento humano.

Es esta la agenda de la CICEG y de CANAICAL, consolidar un nuevo ecosistema para impulsar el crecimiento de las empresas. Este es el desafío de la transformación. Quiero cerrar estas líneas con una reflexión, derivada de una entrevista con un medio de comunicación, ¿Qué deben hacer las
empresas para superar esta crisis económica provocada por el Covid-19? Y mi respuesta fue que las empresas deben estar dispuestas al cambio, porque el mundo ya cambió. Si no trabajamos en colaboración, si no buscamos nuevos mercados internacionales, nuevas oportunidades, si no controlamos muy bien nuestro flujo de efectivo, si no pensamos estratégicamente, habrá jugadores que no podrán levantarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *