sábado, mayo 15, 2021
Home > EDITORIAL > Experiencia e información para enfrentar los retos de tu negocio

Experiencia e información para enfrentar los retos de tu negocio

Gracias por leer estas líneas. Deseo que estés por cerrar este primer cuatrimestre de 2021, con buenos resultados. Sin lugar a duda seguimos atravesando por momentos complicados y es difícil pensar que ya estamos en una fase de recuperación económica. Esta pandemia nos ha sacudido a nivel mundial, nos ha obligado a transformarnos y a aplicar nuevas estrategias en nuestros negocios, para mantenernos en pie.

Los organismos empresariales, las instituciones y las autoridades no hemos dejado de impulsar proyectos y estrategias en favor de la reactivación. Es una parte fundamental de la responsabilidad que nos corresponde. La otra parte esta en manos de los empresarios y celebro que haya muchos, que tuvieron el valor, la disposición y la inteligencia para reinventar sus negocios, enfrentar la crisis y mantener las fuentes de empleo.

Quiero compartirte que la semana que concluye me tocó participar en un e­­­vento organizado por la Coordinadora de Fomento al Comerio Exterior (COFOCE) y la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) para promover la Certificación de Empresas con Responsabilidad Sociolaboral del Estado. Una certificación con la que buscan ayudar a las empresas a adaptar y cumplir con las prácticas laborales modernas que están alineadas a las exigencias de la Ley Federal del Trabajo, así como los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ratificados por México, y los requerimientos dispuestos por el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), así como el Tratado Transpacífico (CPTPP), para competir mundialmente.

Hoy la cultura empresarial es más amplia y los países están reconociendo con mayor importancia la estrategia de comercializar las mercancías producidas en cumplimiento a los derechos laborales internacionalmente reconocidos. Entre éstos destacan: a) Libertad de asociación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva; b) La eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio; c) La abolición efectiva del trabajo infantil; d) La eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación; e) Condiciones aceptables de trabajo respecto a salarios mínimos, horas de trabajo, seguridad y salud en el trabajo; entre otros.

Siempre lo he dicho y lo reafirmo: el activo más importante que tenemos en nuestras empresas es nuestra gente. Y para avanzar, es necesario cumplir nuestras obligaciones, mantener un diálogo abierto con los colaboradores, fomentar su participación y fortalecer nuestras relaciones humanas. Me da gusto apoyar estos esfuerzos porque estoy convencido que el cumplimiento sociolaboral en aras de impulsar la exportación es un camino más para el desarrollo del sector. Debemos diversificar nuestros mercados para garantizar el futuro de las empresas.

Ahora bien, en otro orden de ideas, quiero compartirte que tuve la oportunidad de participar en una charla denominada “Introducción a las buenas prácticas y experiencia de Bosch en la implementación de industria 4.0”. Los conceptos que nos compartieron me parecen recomendaciones muy importantes para la evolución de cualquier compañía. Me hicieron recordar una máxima empresarial: “Nada es constante, más que el cambio” y las empresas, en estos momentos tan complejos, viven 4 etapas en el proceso de cambio y debemos identificar en cuál de ellas nos encontramos.

Estas etapas son: 1) Presión, 2) Estrés, 3) Crisis y 4) Dolor. Por ejemplo, esta pandemia provocó un fuerte impacto, una gran presión para mantener a flote los negocios. La situación generó estrés en el empresario al no tener certidumbre, no saber cómo enfrentar la falta de pedidos, el paro de operaciones, la falta de cobranza. Inevitablemente muchas empresas nos vimos en una crisis y tomamos decisiones complicadas, lo que nos llevó a la última fase, la del dolor, en la que en muchos casos, perdimos capital, empleos, estabilidad. Claro, algunas empresas reaccionaron a tiempo, se reinventaron, hicieron diversificación de negocios y quizá solo llegaron a la segunda o tercera etapa.

Estas etapas del cambio aplican en prácticamente todo. Hoy el escenario es distinto ya que  el mundo ha cambiado radicalmente y muchas empresas, con el reto tecnológico y el tema digital, tienen una gran presión. El reto de nosotros los empresarios es desactivar esa presión, buscar herramientas y/o estrategias para provocar soluciones para el negocio. Creo que necesitamos mantener una actitud humilde y abierta, ser incansables aprendices, acercar información del mercado, de la empresa, de los clientes, de nuestros productos, que nos ayude a tomar las mejores decisiones. Necesitamos fomentar la innovación y la colaboración de nuestra gente para evitar las siguientes etapas: estrés, crisis y dolor.

Soy un aprendiz de por vida y si puedo recomendarte algo, es precisamente regresar a los básicos, a escuchar, a conocer nuevas herramientas, nuevas metodologías, a investigar, a probar cosas nuevas y tener tolerancia al error. Debemos trabajar para lograr ser una empresa robusta y al mismo tiempo flexible, que se adapte rápido a los cambios.

El reto es aplicar nuestra experiencia e información para tomar decisiones asertivas; seguramente para nuestros negocios habrá que implementar tecnología, herramientas o nuevas metodologías para solucionar los problemas. Pero debemos tener en cuenta, que una implementación sin resolver, una herramienta que no aplicamos o un plan que no llevamos a cabo, llega a un punto de dolor.

Alfredo Padilla Villalpando
Alfredo Padilla Villalpando es presidente de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG) y socio fundador del Grupo corporativo Alfredo Shoes Group.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *