Desarrollemos el Ecosistema de Innovación y Conocimiento

Gracias por seguirme en estas líneas. Estoy emocionado y reflexivo del sinfín de oportunidades que se abren para nuestras empresas. La Reunión Anual de Industriales, organizada por la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN) y el evento de la Hannover Messe Industrial Transformation Mexico (ITM), celebrados aquí en León la semana pasada, han sobrepasado todas las expectativas y no me refiero solo al tema político o mediático, me refiero a que el conocimiento que adquirimos, nos inspira a seguir trabajando en la transformación de nuestra industria mexicana del calzado y de nuestro México.

 

No es una opinión emocional, en verdad México tiene un gran potencial para transformarse y desarrollar oportunidades globales, tenemos tratados de libre comercio con más de 40 países, somos uno de los países manufactureros más atractivos, tenemos mano de obra calificada y nuevas generaciones preparándose para ingresar al mercado laboral y por ello creemos que si trabajamos alineados iniciativa privada, gobierno, academia y cámaras industriales, en la misma dirección hacia una industria 4.0, podemos revertir el escenario de rezago de México en cuanto al desarrollo económico y tecnológico del país.

 

Necesitamos estrategias integrales, lo compartió el Dr. José de la Cruz, Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), hablando de la propuesta de la CONCAMIN “Hacia una Política Industrial Globalmente Productiva, Competitiva y de Inclusión Social en México”, donde debemos centrarnos en una Economía del Conocimiento, generadora de bienestar social y desarrollo productivo, basado en 4 etapas: 1. Reindustrialización de la base transformadora y de maquila. 2. Manufactura de valor agregado, fortalecimiento de encadenamientos productivos. 3. Consolidación de cadenas globales de valor y 4. México una economía de conocimiento. Y en esta visión coinciden las principales potencias del mundo: Alemania, Reino Unido, Francia, Estados  Unidos, Corea, los Emiratos Árabes Unidos, entre otros países que están enfocados en potencializar sus economías con modelos de adopción de la cuarta revolución industrial: la industria 4.0

 

Dentro del marco de la RAI tuvimos la participación de los embajadores de CONCAMIN en el mundo: por Alemania, Joachim Elsaesser; por España y los Emiratos Árabes Unidos, José Navalón; por Estados Unidos, Larry Rubin; por Francia, Alfred Rodríguez; por Italia, Graziano Bertogli; por los Países Nórdicos y Países Bálticos, Humberto Olivo; y por el Reino Unido, José R. López-Portillo. Ellos nos compartieron las mejores prácticas, la visión y las estrategias de los diferentes países en tres temas principales: 1. Importancia de la política pública industrial y de innovación. 2. La relevancia de un capitalismo ético, emprendimiento inclusivo con impacto social y 3. Ecosistemas de innovación, educación y financiamiento.

 

En su participación el embajador del Reino Unido nos habló acerca de las eras del progreso tecnológico y como, gracias a la innovación, pasamos de la primera era de mecanización, en 1785 donde se trabajaba con hierro, con el poder hidráulico, textil y comercio, evolucionando hacia 1900, en donde la industria trabajó en producción en masa, en el motor de combustión interna, la telefonía, que fue la era de la electrificación. Después en el 2000 evolucionamos a la computarización donde teníamos la tecnología de la información, telefonía inalámbrica, transportación masiva y la globalización. Ahora para el 2020 evolucionaremos a una industria inmersa en la inteligencia artificial, donde ya hay un auto-aprendizaje de las máquinas, digitalización inteligente, hiperconectividad, internet de las cosas universal, la robótica inteligente, biotecnología, genómica y vida sintética, neuro tecnología avanzada en interfase de cerebro-computadora, etc. Y toda esta evolución ha sido posible gracias a los procesos de innovación.

 

México necesita urgentemente adoptar un proyecto integral de evolución hacia una industria 4.0. Necesitamos trabajar en la generación de un capital humano altamente calificado, en fortalecer una política industrial de desarrollo y financiamiento público, porque esos son los detonantes de todo ecosistema industrial y de innovación. Alemania, por su parte, nos habló de que su factor clave de éxito ha sido la educación dual. Ferdinand Von Steinbeis presidente de la Comisión de Comercio del Reino de Wurttemberg del imperio alemán decía “los trabajadores de la industria dependerán en el futuro de una combinación de conocimientos teóricos y de una formación práctica”. Él fue el creador  de las primeras escuelas duales en Alemania. En este modelo de formación dual una de las mayores ventajas es el direccionamiento del talento, el ciclo de aprendizaje y productividad en las empresas y sobre todo la relación emocional entre el estudiante y la empresa, pues prácticamente se integran a la vida laboral en la industria en la que se formaron.

 

Se requiere trabajar en un ecosistema de innovación, porque esa es la plataforma para una industria 4.0. un ecosistema donde exista una formación y especialización de técnicos y profesionistas, donde se fomente la integración de tecnologías para el desarrollo de innovación, investigación, generación de ideas y pueda con ello, estar preparados para desarrollar y crear productos y servicios de mayor valor agregado. Mas allá de la maquinaria e infraestructura, el reto es con las personas. Necesitamos encontrar el camino correcto para ayudar a las personas a reinventarse en conocimientos y nuevas prácticas, para formarse y capacitarse en nuevas herramientas digitales, robóticas, automatizadas. Para que su oficio, su modo de vida, no quede en la obsolescencia derivado de la evolución industrial.

 

Debemos estar conscientes que ya no tenemos tiempo, necesitamos adaptarnos rápidamente al reto 4.0, tenemos que ser libros abiertos, y los empresarios tenemos el reto. Hoy te invito a reflexionar con una manera diferente de ver las cosas, no sólo desde la perspectiva tecnológica, sino también desde la perspectiva humana, porque como empresarios ¿Cuál es nuestra misión?, ¿ganar dinero solamente?, ¿utilidades solamente?, quizá el compromiso sea mucho más grande que eso. Creo que en gran medida somos responsables de hacer crecer a nuestra comunidad, a nuestro país, somos responsables de generar un ecosistema de bienestar, responsables por darles una mejor calidad de vida a los colaboradores. Como empresarios vamos a ser recordados por lo que hicimos por nuestra gente, no por la generación de utilidades o por cuanto dinero teníamos en nuestras cuentas bancarias.

 

El futuro ya nos alcanzó y México no está exento de los retos. El problema no es que haya robots en las fábricas de cualquier sector productivo, el problema es que haya trabajadores que se queden sin trabajo, sin oportunidades de empleo, por no estar preparados para la nueva exigencia de competitividad global. Es ahí donde necesitamos disminuir la desigualdad y la única vía es el conocimiento. En este escenario necesitamos elevar y promover la innovación, emular los modelos de adopción tecnológica del mundo, atraer al talento a nuestras industrias, formarlos e innovar juntos, apostar decididamente por un capitalismo incluyente, es decir tenemos que evolucionar como empresas a conformar un ecosistema de innovación y conocimiento. Si no lo hacemos hoy, en pocos años, en la economía global, vamos a ser irrelevantes. 

DERECHOS RESERVADOS 2017 | Cámara de la Industria de Calzado del Estado de Guanajuato
Politica de privacidad