Necesitamos sumar y no restar al proyecto de nación

Gracias por seguirme en estas líneas, como siempre agradezco tus aportaciones, tus comentarios e

ideas que me motivan a seguir compartiendo. Estamos a pocas semanas de concluir el año y espero

que esta edición del Buen Fin reactive las ventas para nuestro sector de la moda. También espero

que, durante los próximos días, puedas diseñar en conjunto con tu equipo, estrategias comerciales y productivas para arrancar un

2020 de la mejor manera.

En la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG) estamos muy activos tratando de consolidar las líneas

estratégicas del proyecto de Transformación de la Industria y agradezco la dedicación de los

empresarios, miembros del Consejo Directivo, autoridades locales y estatales, directivos y colaboradores, que están buscando cómo

hacer frente a los grandes retos de la industria, y cómo hacer frente a los retos económicos y políticos de nuestro

México. Me parece de suma importancia trabajar juntos por generar un escenario viable para los negocios, para activar la

economía, para que las empresas sigan invirtiendo y con ello, generar bienestar para todos.

La semana que recién concluye tuve la oportunidad de participar en una reunión con los Expresidentes de CICEG, empresarios con

una trayectoria destacada y que han aportado gran parte de su vida a la industria mexicana del calzado y la marroquinería. Hubo

reflexiones interesantes respecto al panorama político y económico, del que nuestro sector proveeduría-cuero-calzado no

está exento. Es una realidad que hay indicadores macroeconómicos que se han mantenido estables, sin embargo, estamos en el

mejor momento de participar activamente, aportar ideas y sumarnos en la búsqueda de soluciones a los problemas que se nos

presentan. México vive un momento complejo. En la pasada reunión de Consejo de la Confederación de Cámaras Industriales de los

Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), el Dr. Jose Luis de la Cruz Gallegos, Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el

Crecimiento Económico A.C. y Presidente de la Comisión de Estudios Económicos de la CONCAMIN, nos compartió la situación del

empleo formal (reportados en el IMSS) en el que destaca un escenario de bajos ingresos. Si a esto se le suma la informalidad, pues

la situación es aún más grave en materia de percepciones de la población ocupada con jornadas de trabajo más extensas, lo que

incide en un mercado interno débil.

Las tasas de crecimiento de las fuentes de empleo formales son cada vez más bajas. Vivimos en una fragmentación laboral y es

momento, de que la cúpula empresarial trabaje de la mano con las autoridades para revertir este escenario. Necesitamos diseñar

acciones para impulsar un plan económico, sustentado en la realidad actual de la industria y que hagamos frente al estancamiento

que están viviendo muchos sectores productivos. Ya anteriormente había compartido en otras editoriales, que hay una postura por

parte de la CONCAMIN de implementar una política industrial, en la que el Gobierno Federal, participe activamente en reactivar el

motor de la economía, que es la industria nacional.

Los empresarios son quienes pueden generar más fuentes de empleo formal, donde los mexicanos puedan contar con las

condiciones y prestaciones que les permitan elevar su calidad de vida, pero para ello necesitamos el apoyo decidido de las

autoridades para generar un círculo virtuoso, donde existan apoyos para fomentar la internacionalización, la inversión de

maquinaria, la adquisición de tecnología, la formación del capital humano y con ello, el desarrollo y crecimiento de las empresas.

Para que más personas puedan ganar más y desarrollarse más, necesitamos trabajar unidos, sociedad y Gobierno.

Hoy en México, dividir no está generando soluciones, al contrario, incrementa la polarización y una defensa a posturas

que no proveen de certidumbre, ni de decisiones lógicas. Las cámaras empresariales, a nivel estatal y nacional, estamos

proponiendo alternativas para impulsar los sectores productivos, pero sin duda, requerimos de sumar más voces

de los empresarios y los trabajadores. Necesitamos impulsar la Transformación de la cultura empresarial, hacia estrategias de

colaboración, de competencia equitativa, necesitamos hacer frente a la situación de un mercado interno muy fragmentado y

pulverizado, donde unos cuantos jugadores controlan la distribución y el precio de los productos y provocan una competencia

intensa, que, en muchos casos, llevan a la desesperación a las empresas y al disminuir las oportunidades, tener que bajar precios y

salarios, las empresas no pueden ofrecer estabilidad y muchos colaboradores migran a otros sectores o a la informalidad.

Estoy convencido de que tenemos que combatir decididamente la informalidad y trabajar con la cadena de valor, para replantear

juntos, en lugar del precio bajo para los productos, optar por exigir a los proveedores: condiciones justas, cumplimiento de

obligaciones y formalidad, para revertir este escenario en donde las empresas, lejos de crecer,

están perdiendo su competitividad. Este escenario, donde por lograr un precio meta, nuestros productos

pierden atributos valiosos para el consumidor, como el confort, los materiales de calidad, la innovación.

No podemos elegir la estrategia de precios bajos, para mantenernos en el mercado. Necesitamos unirnos como cadena y trabajar

por mejorar las condiciones de precio, calidad, servicio para los consumidores, pero eso solo lo lograremos, si le damos valor a

nuestros productos, desde el comercializador hasta el fabricante.

El mercado global está migrando hacia tendencias de sustentabilidad, responsabilidad social, ¿En cuánto tiempo crees que estos

requerimientos los exijan los consumidores mexicanos?, ¿Cuánto tiempo tenemos para que los comercializadores nacionales, exijan

el cumplimiento de certificaciones ambientales, de empresas socialmente responsables, sustentables? Creo que estamos en el

mejor momento para replantear la integración de la cadena de valor y generar estrategias que nos permitan elevar los atributos de

valor de la oferta nacional. No podemos seguir depredando la industria con la presión de bajos precios y las importaciones, aunque

siguen creciendo, no satisfacen el consumo nacional. El mercado interno necesita de una industria mexicana del calzado, sólida,

eficiente y competitiva. Es en esa visión en la que tenemos que colaborar.

Concluyo, de estas reflexiones, que necesitamos liderazgos propositivos y sumarnos a un proyecto de nación para llegar a un mejor

futuro para nuestro país. México viene arrastrado muchos problemas como la inseguridad, la corrupción, la informalidad y estoy de

acuerdo que tenemos que erradicarlos.

Esa intención celebramos de las estrategias del Gobierno Federal, pero no podemos abandonar las estrategias para impulsar el

crecimiento, el desarrollo económico y el impulso a la industria. Todos los mexicanos buscamos un mejor escenario, y tenemos que

trabajar unidos. Podemos estar de acuerdo en acciones contra la corrupción y podemos estar en desacuerdo en otras estrategias,

como el tema de la extinción de dominio, pero es nuestra responsabilidad tender puentes de entendimiento y de colaboración,

autoridades e iniciativa privada, para alinearnos y trabajar juntos, olvidando colores, razas, religiones y posturas, anteponiendo

primero ¿Qué necesita México para crecer y cómo podemos resolverlo juntos?.

 

DERECHOS RESERVADOS 2017 | Cámara de la Industria de Calzado del Estado de Guanajuato
Politica de privacidad